Desde que tengo uso de razón vengo oyendo la cantinela de que la unión hace la fuerza y por otra parte que el pueblo unido jamás será vencido. Pues bien, yo creo que a esto habría que darle una vuelta.

Si observamos a esas masas enfebrecidas gritando la consigna que se le indique en cada momento, los pueblos unidos que ya fueron vencidos y por otro lado el comportamiento de nuestros coetáneos, que de forma irrefutable se esconden en la masa para hacerse fuertes, no tengo más remedio que plantearme esto de otra manera.

Pienso que todos nosotros, de igual forma que cualquier otra especie del mundo animal, estamos hechos para gestionar nuestra propia vida teniendo como único interlocutor a la madre naturaleza, la única autorizada para regular nuestra existencia. Por lo tanto, y partiendo de esta base, considero que esta gestión tiene que ser algo personal e intransferible, siendo las decisiones personales que tomemos en nuestro camino las que conformen un todo (tu camino, tu voto).

Debido a los temores propios de nuestra raza que han hecho que nos unamos para enfrentarnos a lo desconocido y los salvadores del resto, es decir ese grupo de iluminados que son más inteligentes, más preparados y con las cosas más claras que los demás y me refiero lógicamente a los políticos, nos hemos metido en el túnel de la falta de criterio y decisión personal. Yo a estos últimos, a los políticos, les pediría que si realmente quieren hacer algo por los demás, sigan su camino.

Como conclusión final, considero que juntarse es esconderse y que pese a lo aparentemente práctico del hecho, la realidad es otra bien distinta, lo cual me hace considerar la posibilidad de cambiar esta frase dejándola en…

“La unión diluye la fuerza”

Anuncios