Anterior: https://ortiworld.wordpress.com/24-antonio-vega/

Corría el año 1978 cuando tres intrépidos muchachos ponían rumbo a Ibiza con muchas ilusiones, todo un mes por delante y en contrapartida muy poco dinero.

bob_marley
Aquel viaje estuvo marcado por tres importantes acontecimientos:

1) Coincidir con mi jefe del momento, un fotógrafo publicitario que nos ofreció trabajo pintando su boutique en la Calle de la Virgen (Ibiza).

2) Haber llegado a la isla con más de un cartón del mismo tabaco que fumaba Bob Marley.

3) Y encontrarnos los Pubs y las calles llenas de unos extraños y pintorescos seres que más tarde supe que eran, ni más ni menos, que los Wailers y todo su séquito de técnicos, parejas y demás filibusteros.

Si juntamos estos tres puntos, nos encontraremos ante la privilegiada situación de un conciertazo en ciernes de Bob Marley en la plaza de toros de Ibiza, pasta en los bolsillos para poder verlo (1000 pts. por entrada) y la posibilidad de viajar sin necesidad de transporte alguno.

Que os puedo contar… Desde aquel momento me declaré fan incondicional de Bob Marley. Me enamoró de él su pureza, su buen rollo y musicalmente hablando, ese sonido repetitivo y envolvente que es el Reggae. Al margen de esto, y ya exclusivamente desde el punto de vista de aspirante a músico, me quedé también prendado de esa forma de marcar los tiempos que tanto influyó para siempre, y de forma universal, en todo el panorama musical.

Y ya para finalizar, sólo me queda una importante aclaración: aquellos jóvenes aventureros eran y son: Paco Morales (Paquito), Alfredo Moreno (Fredy) y Óscar Ortuño (el que suscribe).

Siguiente: https://ortiworld.wordpress.com/26-vicente-amigo/