Anterior: https://ortiworld.wordpress.com/6-problemas-en-el-cole/

Una vez terminado este, y con aire misterioso, se puso a explicarnoslo con todo lujo de detalles.

– Lunes 16 – 9:15 h.
Paula parte hacia el colegio

-Paula, tu iras andando como todos los días hacia el cole, pero con la diferencia de que esta vez, nosotros te seguiremos a una distancia prudencial. Una vez llegados a esta calle -dijo Berenjeno señalando en el mapa- nos separaremos y tu seguiras por la misma, mientras nosotros iremos por la calle paralela. No es conveniente que nos vean juntos . Una vez hayamos llegado a este punto (y volvió a indicar en el mapa) rodearemos el colegio, pero eso si, cada uno por un lado.

-¿Y no sería más fácil…?
-¡Por favor!, no me interrumpáis ahora porque pierdo el hilo. Cuando termine, si queréis, me comentáis los problemas que veáis. Y continuó…

– 9:30 h.
Llegada al objetivo

-Paula, tú me dijiste que por la parte de abajo del cole había una puerta que daba a un huerto, ¿no es así?
-Sí, así es.
-Pues por esta puerta entraremos nosotros -aclaró el inspector, que así es como le gustaba que le llamasen una vez metido en faena- El único problema es que una vez dentro, tendrás que venir a buscarnos, pues como bien sabes, no conocemos el interior del centro.
-No os preocupeis, cuando deje a mi hermano en clase, aprovecharé para ir a recogeros.
-¡Ah!, ¡eso sí!, que no se te olvide llevarte la cartera, porque dentro es donde tendremos que ir nosotros.
-Perdonad un momento que insista -comentó de nuevo Johnny- ¿No sería más fácil hacer todo esto de la cartera desde un principio?… Digo yo. Y se quedó mirando al tendido, con aire de superioridad.
-Joonny, no seas inoocente hoombre, Cooqui lo primero que haaría al llegar al cole sería delaatarnos.
-Muy agudo Rarito, efectivamente -señaló el inspector- Menos mal que todavía hay alguien que piensa.

Verdaderamente, Berenjeno se había tomado todo esto muy en serio, porque más que una pequeña ayuda para Paula, aquello parecía una operación secreta de la C.I.A.

-¿Y a qué hora me dijiste que era el examen Paula? -continuó Berenjeno
-A segunda hora, sobre las 10.
-Bueno chicos, pues, hasta esa hora, hay que hacerse a la idea de que tendremos que estar dentro de la cartera. ¿Alguien sabe jugar al mus? -preguntó el inspector bromeando.
-Hombre yo hace tiempo, fui profesora pero… -respondió Sandy sonriendo y mostrando una nueva faceta hasta ahora en ella desconocida.
-Pues solucionada la espera -concluyó Berenjeno.

– 9:45 h.
Una vez en clase

-Aquí, pequeña, tendrás que aprovechar algún descuido de la profe, para trasladarnos al interior del pupitre -aclaró Berenjeno dirigiéndose a Paula- porque está claro que desde la cartera, sería imposible comunicarnos. El resto, aunque me moleste y no sea éste mi estilo, tendremos que improvisarlo sobre la marcha, ya que nadie puede prever lo que irá sucediendo. 

Por último, Berenjeno quiso rematar la faena, con un pacto entre compañeros.

-Y ya para finalizar, y si os parece, voy a proponer algo que para mí es importante. Si por un casual fuésemos descubiertos en el transcurso de la operación, antes morir que delatar a nuestra amiga y compañera Paula.

Todos asintieron con la cabeza y juntando sus manos en el centro como símbolo de unión, cerraron así tan sagrado acuerdo. Con todo esto de la elaboración del plan, se nos había echado la noche encima y, siendo ya hora de cenar, mi mujer, que había asistido boquiabierta a la reunión, se ofreció para preparar unos fantásticos Espaguetti Carbonara.

-¡A la mesa chicos! -gritó Belén con voz de mando.

Aunque, la verdad, no hubiese hecho falta tanta energía para ello, pues antes de terminar de llamarles ya estaban todos sentados con los cubiertos en la mano. Mientras todo esto sucedía, no podía parar de pensar en lo gratamente sorprendido que me tenía aquel curioso personaje, el inspector Berenjeno, pues pese a su diminuto tamaño mostraba un gran carácter y una enorme determinación. Desde luego, era digno de admirar. Una vez todos en la mesa, mi mujer aprovechó para ponerme al día de todo lo que había sucedido por la tarde mientras participaba en la reunión secreta del cole.

-Óscar, ¿sabes cómo se ha solucionado al final el tema de subir y bajar a la casita?
-Cuéntame
-Pues aquí a tu amigo Manzaneque, que viendo jugar a Coqui con el garaje y los cochecitos, se le ha ocurrido la brillante idea, de utilizarlo como medio para subir y bajar a la casa; usando la rampa para bajar y el montacargas para subir.
-Estupenda idea, Manzaneque -contesté yo viendo su cara de satisfacción.
-No ha sido nada, solo era cuestión de pensar-dijo nuestro paequeño ingeniero todo orgulloso.

Y así continuamos durante un buen rato, conversando gratamente, hasta que solo por una vez y sin que sirva de precedente, Rarito, y no Berenjeno, puso fin a la velada.

-Yo creo quee siendo maañana el día quee es, debeeríamos pensar en doormir.

No tuvo que decirlo dos veces.

Siguiente: https://ortiworld.wordpress.com/7-accion/

Anuncios