Anterior: https://ortiworld.wordpress.com/7-b-accion/

Hacía tiempo que no me despertaba sin gritos o con alguno de mis hijos pidiendo justicia por lo que su hermano le había hecho, por lo que aquella extraña tranquilidad me tenía preocupado. Miré de nuevo el reloj no fuese que algún error de cálculo hubiese trastocado mi realidad, pero no, eran las 9:30.

-¡Toc, toc, toc!
-¿Si?
-¿Se puede?
-Adelante -contesté medio dormido.

De repente se abrió la puerta y una graciosa comitiva, encabezada por Sandy y seguida por el resto del grupo me hizo salir de dudas agasajándonos con todo tipo de atenciones.

-¿Bueno y todo esto a que se debe? -pregunte entre bostezos.
-Paula nos ha contado que hoy es vuestro aniversario de boda y hemos pensado celebrarlo. -respondió Sandy cariñosamente.
-Que conste que el café lo he hecho yo -añadió Manzaneque.
-Y yo las toostadas -dijo Rarito.

A todo esto, Belén empezó poco a poco a despertarse no pudiendo dar crédito a lo que estaba viendo. Una vez informada de la situación y emocionada por lo sucedido, puso a todos en fila para dar a cada uno su correspondiente beso y abrazo.

-Bueno muchachos, estos señores tendrán cosas de que hablar, digo yo -comentó Berenjeno, que muy sutilmente intentaba dejarnos a solas- Si os parece, nosotros nos retiramos. ¡Ah!, y no tengais prisa por bajar, está todo controlado.

Una vez a solas, aproveché para solucionar con mi mujer el caso que aun teníamos pendiente con nuestros amigos.

-Belén…
-Que quieres, cual es el problema.
-¿Quién ha hablado de problemas?
-Siempre que empiezas diciendo Belén, con ese tono, es que quieres decirme algo. Anda vamos, desembucha.
-¿Te acuerdas de que tenemos un viaje pendiente esta semana por lo de nuestro aniversario?
-Sí, claro que me acuerdo. ¿Han cambiado los planes?
-No, en fin, es que había pensado…
-Vamos, vamos, si ya se lo que quieres decirme. Has pensado que dado como se han comportado nuestros amigos, podríamos devolverles el favor aprovechando esta semana para ayudarles en su particular investigación.
-¡Belencita!, ¡cielo!, ¡eres la mejor!. ¡Dame un beso! Además podría tener su parte divertida eso de hacer de investigadores privados, ¿Te imaginas?. Ya estoy viéndonos sentados en la entrada de un hotel, los dos con gabardina y haciendo que leemos el periódico para no ser vistos.

-¿Y si no llueve, tambien nos pondremos la gabardina?. Anda, termina de desayunar y bájate a informar de todo esto a los chicos.

Una vez abajo, pude comprobar que también allí estaba todo en perfecto orden. Desde luego, se habían esforzado.

-¿El señor desea algo? -pregunto Johnny bromeando.
-Si, el señor desea hablar con vosotros.
-¿Hay algún problema señor?, ¿algo no estaba a su gusto?
-Vamos Johnny déjalo ya y reúne a los demás. Tengo cosas importantes que deciros.
-¡A sus órdenes señor!

Una vez todos sentados en el salón y ya en tono más serio, dimos paso a la reunión.

-El motivo de esta reunión es hablar sobre el tema que en un principio os trajo aquí. La cuestión de vuestro origen y demás preguntas todavía sin resolver.

-La verdad es que no queríamos ser pesados -intervino Johnny- pero estamos preocupados por este asunto.
-Bien, pues ahora es el momento de hablarlo -aclaré yo- No sé si lo sabíais, pero mi mujer y yo teníamos planificado un viaje de aniversario desde hace bastante tiempo y esta semana, por fin, había llegado el momento de realizarlo. Pues bien, Belén muy amablemente y esto tenéis que agradecérselo, me ha propuesto postponer este viaje y dedicar todo este tiempo a investigar este asunto.
-¡Bravo!, ¡bravo! -saltó Johnny.
-¡Por fin! -continuó sandy.
-Ya sabía yo que se podía contar con ella -remató Manzaneque.
-Si, pero… un momento, hay algo más -dije muy serio- Sé que lo que os voy a decir es un poco duro, pero creo que es lo mejor para todos. Belén y yo hemos decidido que en esta primera ocasión sería mejor que iniciásemos esto solos. Tened en cuenta que si vamos juntos levantaríamos sospechas allá donde fuéramos. Un gran silencio se hizo en el salón. Lógicamente, este comentario no se lo esperaba nadie, por lo que el ambiente se lleno una enorme tensión. Pasados unos primeros instantes, por fin hubo una reacción por parte de nuestros interlocutores.

-Es evidente que nosotros -comenzó Berenjeno- en nuestro afán de averiguar la verdad sobre este asunto, lo que realmente nos pide el cuerpo es ¡acción!, ¡acción! ¡y más acción! Pero claro, desde el punto de vista estratégico y siendo realistas… posiblemente esta sea la mejor solución. Mi voto es a favor.

Yo sabía que esta primera intervención de Berenjeno era de vital importancia para el futuro desarrollo de los acontecimientos, dado que su opinión tenía mucho peso en el resto del grupo. Y así fue.

-Contad también conmigo -continuó Sandy, que como os podréis imaginar, estaba tomando buena nota de todo lo que allí se decía.
-Y conmigo -dijo Johnny.
-Pues no voy yo a ser menos -añadió Manzaneque.
-Apooyo la mooción -concluyó Rarito.

El problema se había solucionado con más facilidad de lo esperado. Ahora, ya solo quedaba un pequeño detalle, saber donde teníamos que ir.

Siguiente: https://ortiworld.wordpress.com/8-b-un-tema-pendiente/