“Que chaval tan correcto y que buenos modales… Así da gusto”

Esto es sin duda lo que cualquiera de nosotros diría si se encontrase ante un niño bien educado y que respondiese de forma obediente a los entramados sociales establecidos. Pero la cuestión es, hasta qué punto esto es estar bien educado o simplemente sometido. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios