El otro día estuve en una tienda del futuro, es decir, en la verdulería comprando zanahorias. Parece mentira que un alimento en un principio tan sencillo pueda tener unas propiedades tan increíbles. Es verdad que cuando están en su caja, en la nevera o en cualquier otro lugar fuera de tu alcance pierden fuerza, pero cuando te colocan el adaptador con la caña y el producto colgando delante de los ojos la cosa cambia. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios