Últimamente no hago más que oír como unos y otros persiguen su independencia para pasar de Guatemala a Guatepeor.

Parece mentira que a esas alturas todavía sigamos reivindicando una tierra que no nos pertenece (que no hombre, que la tierra no es de nadie), un idioma propio que nos diferencie (lo importante es lo que se dice y no el idioma en que se dice) y una bandera que nos identifique (seamos nosotros lo único que nos represente). Leer el resto de esta entrada »

Anuncios